Aceptar las diferencias

Aceptar las diferencias en estos días en Ecuador ha sido un poco difícil y hoy quiero animarte a pensar al respecto: ¿Cómo te has sentido? Quizá sientes que no tienes una opinión o que el tema se ha tornado álgido. Me gustaría invitarte a pensar que todos tenemos diferencias. Como ciudadanos de Ecuador hay muchas cosas que nos unen y otras que nos separan. La polarización hace que nos olvidemos que somos seres humanos y que cada uno tiene una opinión al respecto.

Lo que quiero decir es: “No vemos las cosas como son, las vemos de acuerdo con nuestro modo de ser”(Anaïs Nin). Es decir, vemos la vida conforme las experiencias que hemos vivido, nuestro entorno moldea nuestra opinión, nuestra educación modela nuestras ideas y existen otros aspectos que forman nuestra cosmovisión. Por esta razón, sería interesante animarnos a tener conversaciones con gente que difiere con nosotros, puede ser incomodo, pero podemos aprender al escuchar a otras personas.

Diferencias

Podemos estar de acuerdo con que no estaremos de acuerdo en todo. Escuchar al otro nos permite navegar en el mundo de las ideas de una persona diferente. Y es normal que al inicio nos cueste trabajo, pero también al intercambiar ideas se pueden cruzar pensamientos y sin saberlo; puede ser que se comparta ciertas formas de ver la vida con alguien que pensábamos que piensa lo opuesto. Quizá la otra persona puede contribuir a nuestras ideas, ese puede ser el punto de partida para aceptar las diferencias.

Si quieres un espacio para compartir tus ideas visita nuestras casas en el Valle de los Chillos en Agapanthus II, encuentra tus nuevos vecinos en el Valle.

Antoine de Saint-Exupéry en su obra El principito menciona: “—Derecho, camino adelante… no se puede ir muy lejos.”(p.10). Hay que darle alternativas a nuestra perspectiva, animémonos a ver diferente a re pensar nuestras ideas. Eso no quiere decir que cambiemos nuestros principios cada vez que escuchamos una idea diferente. Quizás se trata de darnos la oportunidad de volver a descubrir porque pensamos de cierta forma.

¡Ánimos! Si sientes que no es el momento para conversar con alguien, puedes comenzar por exteriorizar tus ideas en papel. Este momento contigo mismo te dará la oportunidad de exponer tus ideas. En su momento, podrás compartirlas con alguien más.

Quiero agregar que cada ser humano es diferente y esta bien no necesitamos ser todos iguales para relacionarnos con los demás, puedes diferir y es muy válido. Nuestro país es pequeño, pero tenemos cuatro regiones naturales: Amazonía, Costa, Galápagos y Sierra esta variación hace posible que en nuestro país hayan diferentes climas, especies, frutas y por su puesto personas. Cuanta riqueza en un territorio pequeño eso es valioso. Cada uno puede aportar desde su lugar para que nuestro país florezca, al final del día todos somos Ecuatorianos.

Me gustaría finalizar con un ejemplo un poco sencillo: los albañiles construyen con los planos diseñados por arquitectos e ingenieros en conjunto con las constructoras y las inmobiliarias se encargan de comercializar casas que satisfacen las necesidades de un cliente. Todos somos un equipo, todos somos ecuatorianos y si nos unimos podemos hacer que las cosas pasen. “La gente vive su vida de manera diferente. Algunos van a la velocidad de Liszt, otros a la de Beethoven y unos cuantos como Wagner. Cada persona suena diferente (…) Muchos tienen una musicalidad que no va conmigo” (Espinoza, 2022, p.65). Puede ser que en algún punto nos encontremos con gente difícil, o nosotros ser las personas difíciles de comprender, pero al menos nos dimos la oportunidad de escuchar. Aceptar las diferencias también es saber que hay personas con las que no podremos relacionarnos.

Referencias:

Espinosa, A. (2021). Estaba preparado para todo menos para ti. Recuperado desde:  https://books.apple.com/co/book/estaba-preparado-para-todo-menos-para-ti/id1578767161

Saint-Exupéry, A. y Lasry, A. (2015). El principito. Recuperado desde: https://books.apple.com/ec/book/el-principito/id499233662?l=en

Comentarios (0)

ARCONSTRUCTOR